Presentación

El Museo Histórico Cabildo busca posicionarse como un espacio que dinamice la interacción entre los ámbitos culturales, artísticos y educativos de la ciudad de Montevideo, estableciendo entre sus objetivos la presentación de una museografía innovadora y el diseño de curadurías que promuevan en el público la reflexión en torno a las narrativas históricas que hacen a la construcción de nuestra identidad.

En este sentido se desarrollan tres líneas de acción, que implican:

- sostener una política de conservación preventiva del acervo, atendiendo las urgencias y necesidades de las piezas que lo conforman y los requerimientos de la propuesta museográfica.

- diseñar estrategias y acciones que favorezcan respuestas emocionales en los visitantes para que estos empaticen y se identifiquen con la propuesta curatorial del museo.

- Implementar actividades educativas innovadoras que fomenten la generación y divulgación de  conocimiento, la reflexión, la integración y la convivencia social, mediante una propuesta educativa atractiva y universalizada.

Se trata de una redefinición del museo, de sus objetivos, su rol en la comunidad y su potencial como entidad transformadora en la vida cotidiana de las personas.

Palabras clave: patrimonio - educación- innovación- comunidad -integración.

Propuesta Curatorial

Los museos son un ámbito de encuentro, intercambio y conflicto entre diversos saberes, culturas y prácticas a través del tiempo. Un Museo Histórico en el SXXI, no es un gabinete de curiosidades, sino un espacio en el que se propicia la comprensión de nuestra historia y patrimonio, a través de su propuesta curatorial y educativa.

Comprender los museos como dispositivos de alta densidad significante hace que las exposiciones cobren mayor importancia, pues ya no se trata sólo de dar visibilidad a cuestiones estéticas, sensibles o ideológicas, sino de representar a través del tiempo y el espacio del Museo, las formas en cómo nos relacionamos, comprendemos y percibimos el mundo. Así visto, el Museo es medio y mensaje, contenedor y contenido, por lo tanto al desplegar una serie de relatos, objetos, imágenes y ámbitos, se busca representar una serie de cuestiones tangibles e intangibles que acontecieron a lo largo de la historia y que nos conectan con la contemporaneidad.

Uno de los objetivos del Museo Histórico Cabildo, es diseñar posibles conexiones entre su propuesta curatorial y el público al que va dirigida, mediante relatos que involucren, que generen reflexión, conocimiento, experiencia. La colección no es entonces un compartimento estanco, oculto; las piezas del acervo ofician de huso, generan un diálogo, los objetos representan las relaciones humanas, los conflictos. La propuesta curatorial, tiene entre otros objetivos el visibilizar conflictos; los distintos hitos se presentan atravesados por múltiples complejidades por lo que, en cada proyecto, el guión museológico aborda un diagrama de flujos que abarca distintos contextos.

Se incluye en el relato la voz de los distintos actores involucrados en primera persona, ya que abunda en el acervo del Museo, el legado epistolar y las huellas de los protagonistas, hayan sido estos elevados, o no, a la condición de héroes; condición que dependerá siempre de la narrativa histórica elegida incluyendo sus implicancias, pues ningún discurso es inocente u objetivo. Relatos escritos y orales, nos introducen privilegiadamente y en primera persona en las distintas temáticas planteadas. Legados familiares hacen a la comunidad partícipe activa de la propuesta curatorial del Museo Histórico Cabildo. La propuesta expositiva es neurálgica a la hora de desarrollar la propuesta educativa; conformando un todo indisoluble.

Conservación Preventiva del Acervo

El proyecto, iniciado a principios de 2014, abarca la conservación preventiva de uno de los acervos más ricos de Montevideo conformado por valiosas colecciones iconográficas, planos, documentos, libros, piezas textiles y objetos diversos. Mediante esta ardua tarea, se está conservando una colección fundamental de nuestro patrimonio, atendiendo las urgencias y necesidades de dichas piezas, según el estado, la jerarquía y los requerimientos de la propuesta museográfica planteada.

Bimensualmente, se realizan visitas a las Salas de Almacenaje y Conservación del Acervo, previa invitación e inscripción vía mail. Esta actividad ha despertado gran interés en el público y la comunidad educativa y concientiza profundamente a quienes acuden, en lo que hace a la valoración y conservación de nuestro patrimonio, posicionando al Museo como otro espacio de construcción de ciudadanía.

Pero, qué es coleccionable y qué no? Qué representa a la gente y qué no? Cuál es el sentido de las colecciones? Con qué criterios y paradigmas se han conformado las colecciones de los museos? Qué significan las ausencias, los casilleros vacíos en la construcción de las narrativas históricas?. Qué dicen los objetos por sí solos?. Qué objetos guardamos para el futuro? Qué valoramos nosotros? Qué queremos preservar?. Sólo es posible conservar aquello que se transforma: un recetario de cocina, un boleto de tren, el volante amarillento de una huelga, un libro prohibido, una soga deshilachada, pueden ser la punta del ovillo, pues la memoria construye el espacio.

Los objetos representan las relaciones humanas, los conflictos, los entrecruzamientos. Habrá que pensar en las rutas que debe dibujar una curaduría para conectar las exposiciones y el público al que van dirigidas, mediante un relato que lo involucre, que genere reflexión, conocimiento, sentimiento, vínculo, empatía. Lo meramente expositivo no interesa, la gran historia se juega en las historias mínimas.

Se deberán narrar historias que conecten nuestro pasado con el presente. Ir entre bastidores para develar las ideologías profundamente arraigadas en las colecciones. Explorar el material histórico de los almacenes para estudiar su potencial expositivo, su poética, dentro de las cambiantes políticas del mundo contemporáneo.

Hoy, con varios proyectos que han plasmado en el Cabildo, la idea del espacio dialógico, con curadurías que revisan o enfocan desde otros lugares las narrativas históricas, proponiendo nuevas lecturas a partir del análisis y la relación entre imagen, palabra y piezas del acervo y con el afán de echar luz, de buscar y completar huecos en los relatos; es así que en algunos de los proyectos planteados se convoca a la comunidad a ser partícipe, con archivos personales, familiares y otros.

Programa Educativo.

En un presente de marcado por una cultura de inmediatez, con nuevos paradigmas culturales, se hace imprescindible proyectar una reestructura profunda de las propuestas educativas, adecuadas a las nuevas formas de aprender, que demandan también nuevas concepciones de lo que se entiende en colectivo por enseñanza.

El conocimiento en el Siglo XXI se caracteriza por el predominio de la cultura digital, los saberes cambiantes, la naturaleza provisional del texto en pantalla. La innovación es ineludible en este nuevo contexto y exige una creatividad permanente, buscando disminuir la brecha de expectativas entre los intereses de quienes visitan el Museo y las actividades expositivas y educativas propuestas

La sociedad del conocimiento redefine cual es el conocimiento socialmente válido; ¿cuándo se aprende? ¿dónde? ¿quiénes enseñan?. La consigna actual es aprendizaje para todos a lo largo de toda la vida, lo que nos lleva a una especie de desescolarización de la educación, propiciando el desarrollo de sistemas de enseñanza en contextos diversos, como lo son Museos, optimizando su posicionamiento como espacios integradores.

Trabajar desde esta modalidad habilita posibilidades para el logro de cambios, generando un espacio de encuentro que dinamiza la interacción entre los ámbitos académicos, educativos y artísticos de la ciudad de Montevideo. Curamos ideas no proyectos, construimos el conocimiento mediante experiencias, aprendemos haciendo!

Lic. Rosana Carrete
Directora Museo Histórico Cabildo

 

Compartir